Translate to your language

sábado, 21 de febrero de 2015

Monasterio de Chevetogne: Oriente y Occidente juntos orando por la Unidad


Monasterio de Chevetogne, Bélgica.


Hay un lugar en la provincia belga de Namur, a medio camino entre Bruselas y Luxemburgo, donde cada día se trabaja en silencio por la unidad de los cristianos: es el monasterio de Chevetogne, que alberga 2 comunidades, una benedictina y una bizantina.

Por lo tanto, un rasgo peculiar de la comunidad es la apertura a las dos grandes tradiciones litúrgicas: Oriente y  Occidente, aunque al sonido de las campanas que llaman a la oración, cada comunidad, entra en una iglesia distinta, unos en la latina de paredes desnudas y otros en la bizantina profusamente pintada al fresco. 


Gestos que se repiten desde la recitación matutina de laudes a las vísperas de la tarde, para terminar, entrada la noche, con la oración de completas. Gestos que, sin embargo, no hablan de separación. Simplemente los monjes de este monasterio de rito bizantino eslavo, son contrarios al proselitismo: su objetivo es eliminar toda hostilidad, mientras se sigue siendo lo que es. Estructuras separadas, pero con el único objetivo del abrazo ecuménico, reconocido por el Concilio como una de las principales metas (Unitatis redintegratio) “un camino irreversible” según dijo Juan Pablo II en la encíclica Ut unum sint.


Todo comenzó en los años veinte, cuando en el Colegio Pontificio San Anselmo de Roma, el padre Lambert Beaudoin, monje de la abadía de Mont Cesar de Lovaina, atraído por la espiritualidad del Oriente Cristiano, pensó en crear un monasterio que tuviese como objetivo la aproximación de las Iglesias. Cuarenta años de diálogo, que no obtuvieron su reconocimiento hasta 1965. En esa fecha, el Concilio ofreció al mundo los documentos en los que se entregaba a la causa del ecumenismo, y éstos dieron relieve al compromiso del padre Beaudoin, aquel que, anticipándose había sabido ver lejos, creyendo posible la unificación del pueblo de Dios.


Monasterio 

El castillo fue construido a mediados del siglo IXX por Charles Delvaux de Fenffe, el alcalde de Chevetogne. De 1903 a 1923, fue utilizado por los benedictinos de Ligugé, que habían sido exiliados de Francia y habían comprado el local. Algunas obras de construcción se llevaron a cabo en este periodo (en particular las partes altas de la izquierda del edificio principal). En este período, también, la Casa de Betania se construyó  a 500 metros del monasterio. Después de haber sido prestado a particulares durante unos diez años, el castillo se convirtió luego en una casa de refugio para los jesuitas españoles desde 1932 a 1938.


En junio de 1939, los monjes de Amay-sur-Meuse se mudaron. Hoy en día, en ambos extremos de los edificios, se puede ver una Iglesia. Hacia el sur, se encuentra la iglesia bizantina, construída entre 1955 y 1957; al Norte, está la iglesia latina, construída entre 1981 y 1988.




Iglesia Bizantina


La Iglesia Bizantina del Monasterio de Chevetogne fue construída como un signo permanente y visible de la comunidad,  de la constante oración por la unidad cristiana, y para dar testimonio de los tesoros espirituales del Oriente cristiano. La iglesia está dedicada a la Exaltación de la Santa Cruz (1957). En la tradición oriental, una iglesia en la que se celebra el culto representa, en su arquitectura y en su decoración, el cosmos en forma condensada, un espacio donde las realidades visibles e invisibles de la fe se unen en armonía.


El creyente cristiano que entra en las iglesias bizantinas atraviesa primero un exonarthex (nártex exterior) y luego el nártex, que en otros tiempos fue el lugar de los catecúmenos (los que están bajo instrucción, en vistas al santo bautismo) durante la celebración de la Eucaristía . La nave es el lugar de la asamblea de los bautizados. La última parte de la iglesia es el santuario donde se destacan el clero; que representa el Cielo, donde mora la divinidad. En conjunto estas cuatro partes de la iglesia son símbolos de las diferentes etapas de la vida cristiana, una peregrinación hacia el Reino.


El iconostasio es la pared  cubierta de iconos  que separa el santuario del resto de la iglesia desde el siglo noveno, es decir, después de la crisis iconoclasta. Los iconos del iconostasio en Chevetogne fueron pintados por el pintor ruso George Morozov (1900-1993). Los dos iconos más importantes a ambos lados de las puertas centrales son el de Cristo, y el de la Santísima Virgen María, Madre de Dios, adorando a su hijo. Un icono es como una ventana que se abre hacia lo invisible para que las realidades de la fe cristiana se pueden contemplar.




Los frescos fueron pintados por dos pintores griegos, Rallis Kopsidis y George Chochlidakis que trabajaron de acuerdo con los principios de las escuelas de Macedonia (siglos XI y XII) y Creta (siglos XIV y XVII). Al menos, en lo que se refiere al estilo, para la disposición de las diferentes materias se remonta a la época de los emperadores Paleólogos (siglos XIII -XIV). El santuario fue decorado por un grupo de artistas bajo la dirección de M. L. Raffin en estilo serbio. En el atrio, donde estaban los catecúmenos,  está representado el Antiguo Testamento, mientras que la nave está decorada con escenas de la vida de Cristo.

Se les ha dado especial énfasis a algunos aspectos importantes de la liturgia bizantina y de la Teología. Por ejemplo: el Bautismo de Cristo y la Transfiguración (ábside sur). Éstas dos teofanías del Nuevo Testamento están asociadas con el fin de aclarar la Venida al mundo del Hijo de Dios: en su bautismo se humilló a sí mismo hasta el nivel de los pecadores con el fin de abrir los ojos a la luz divina.

Lo mismo se aplica a los frescos del ábside norte: el descenso al infierno está situado en la parte superior de la sepultura de Cristo para proclamar el mensaje de Pascua que Cristo se humilló hasta la muerte para que podamos participar de su Resurrección.

Iglesia Latina

La Iglesia latina, dedicada a nuestro Santo Salvador, fue construída entre 1981 y 1988. Fue modelada  después al patrón básico de una basílica (atrio, nave, y el santuario). La primera piedra, procedente de Monte Sión en Jerusalén, fue colocada el 2 de Noviembre de 1981 por el arzobispo de Canterbury, Dr. R. Runcie, y el cardenal Danneels, arzobispo de Malinas.



Su consagración por Mons. A.M. Léonard, obispo de Namur, asistido por Mons. Ph. Bär, obispo emérito de Rotterdam, se llevó a cabo el 11 de marzo de 1996.

La iglesia está decorada con dos frescos de inspiración romana, hecha por un monje e iconógrafo ruso,  el archimandrita Zeno. El primero, en el atrio, representa la Jerusalén celestial, mientras que el segundo, en el ábside, representa una Maiestas Domini (Cristo en su gloria).



Un laberinto, en el pavimento del atrio, simboliza la búsqueda de Dios por el hombre.



Historia

El monasterio de Chevetogne fue fundado en 1925 por Dom Lambert Beauduin (1873-1960). Este monje de la abadía benedictina de Mont César (Lovaina), anteriormente estaba profundamente involucrado con el movimiento litúrgico en Bélgica. Cuando él llegó a conocer el Oriente cristiano se dio cuenta del gran abismo que dividía a las iglesias y comenzó a trabajar para la fundación de un monasterio dedicado a la unidad de los cristianos.


Dom Lambert Beauduin
La carta pontificia "Equidem Verba" de Pío XI, llamó la atención al abad primado de la Orden Benedictina,  sobre la importancia de la unidad de los cristianos, y así, se presentó la oportunidad para llevar a cabo este proyecto. En diciembre de 1925, Dom Lambert Beauduin pudo establecer su fundación, junto con algunos compañeros monjes, en Amay-sur-Meuse (diócesis de Lieja). 
 
Priorato de Amay-sur-Meuse

De allí, la comunidad se trasladó a Chevetogne (diócesis de Namur en Ardennes) en 1939. El 11 de diciembre de 1990, el Priorato se convirtió en una abadía.


La comunidad de Amay y Mons. Roncalli, 14-9-1930

En el comienzo de la nueva fundación, el Padre Beauduin comenzó una revista ecuménica llamada Irénikon, enteramente dedicada a la promoción de la Unidad Cristiana. Esta revista comenzó a aparecer ya en abril de 1927 y continuó ininterrumpidamente.

Abadía de Chevetogne
Al mismo tiempo, el padre Beauduin trató de fortalecer su relación con la Comunión Anglicana, y con todos los demás cristianos que no están en comunión con Roma. Con el fin de hacer un justo diálogo posible con estos cristianos, los monjes de Chevetogne desarrollaron contactos con muchas personalidades pertenecientes a estas iglesias. Así, comenzaron a recibir un gran número de invitados, y a celebrar la liturgia según los dos ritos y a organizar regularmente un coloquio teológico (desde 1942), y la Comunidad de Chevetogne también se empeñó en  introducir a los cristianos de Occidente a los tesoros de la tradición oriental.
 Así, el monasterio de Chevetogne siguió los caminos de los precursores de las ideas ecuménicas de la Iglesia Católica (Fernand Portal, Max de Saxe).

Capilla Bizantina de Amay

Contribuyó con entusiasmo al crecimiento de la apertura ecuménica en la Iglesia Católica, por lo que el diálogo entre las Iglesias, en vista a su unidad, podría participar de igual a igual. De hecho, esta actitud se hizo oficial en el Concilio Vaticano II (1962-1965).


Capilla latina de Amay
En la oración diaria, los monjes de Chevetogne hacen propias las palabras de Cristo: "Que todos sean uno". Con estas palabras en sus corazones, pronunciadas por Nuestro Salvador  poco antes de sufrir y morir,  la comunidad trabaja y recibe a sus huéspedes.

Biblioteca de Amay

La vocación monástica


La comunidad de Chevetogne está incrustada en la tradición espiritual Benedictina, y se esfuerza por destacar los carismas importantes común al Oriente y Occidente cristianos. 


San Benito (Umbría,  480 - 547) proporcionó un modelo de vida cristiano para los hombres y mujeres de su tiempo. Enseñó la verdad y la sabiduría del corazón , por lo que desarrolló un estilo de vida que puede explicarse en algunos principios: buscar a Dios, y honrar a todos los hombres. Muchos cristianos han encontrado una respuesta a sus aspiraciones en este ideal. En la regla de San Benito, las necesidades espirituales y los valores humanos van juntos en armonía.


Hasta el día de hoy estas ideas han sido de inspiración para muchas comunidades en todo el mundo:


- Buscar a Dios en primer lugar, antes de todo, por encima de todo;
- Escuchar la Palabra de Dios en un monasterio que es una escuela del servicio del Señor;
- Desear vivir radicalmente el Evangelio en una comunidad de oración, el trabajo y la hospitalidad;
- Seguir a Cristo en el celibato y no anteponer nada a su amor por nosotros. Estos principios esbozan una definición de la vida monástica benedictina.



Cristo Glorioso, por el Archimadrita Zenon.

En definitiva, como se representa por el fresco en el ábside de la iglesia latina: el monje vive constantemente en espera de Cristo, con el corazón rebosante de alegría, se apresura al encuentro del Hijo de Dios.

"He aquí,  que vendré pronto, Yo, Jesús, Hijo de David, la Estrella radiante de la mañana" (Apocalipsis 22: 12. 16).

Dom Thomas Becquet

La vocación ecuménica


La comunidad de Chevetogne fue fundada en 1925 por un pionero del ecumenismo en la Iglesia Católica Romana, Dom Lambert Beauduin. Desde su fundación la Abadía se esfuerza por ser un centro de oración, de encuentro y estudio teológico.


Icono de San Pedro y San Andrés, por Stefanos Armakolas

Los monjes se organizan litúrgicamente en dos grupos, uno que celebra de acuerdo con la tradición Occidental, la otra de acuerdo con la tradición Oriental bizantina. Esta ha sido la opción fundamental desde el principio, con adopción de los dos ritos por razones ecuménicas, en vista de la reconciliación entre el Oriente y Occidente cristianos. De esta manera la comunidad desea encarnar la primacía de la oración. Es la oración que une a cada persona, a través de un camino laborioso de conversión, ya que prepara nuestras comunidades e iglesias para recibir plenamente el don de la unidad.

En verdad, si es necesario conocerse entre sí antes para que pueda haber aprecio mutuo, el primer paso para la reconciliación es aprender del otro quién es. Desde el principio, la comunidad de Chevetogne se ha comprometido con el aprendizaje del Oriente Cristiano, en particular de la Iglesia Ortodoxa Rusa. La liturgia se celebra principalmente en eslavo, ya veces en griego.


Las estrechas relaciones con las Iglesias Ortodoxas orientales, con la Comunidad Anglicana y las Iglesias protestantes permiten a los monjes en su oración diaria, estar con todos los discípulos de Cristo en la plegaria común para la comunión entre las Iglesias.


Calvario

Hospitalidad

Los monjes del Monasterio de Chevetogne reciben por unos días a los huéspedes que desean tener un tiempo de retiro en unión con la espiritualidad del monasterio.

Por su vocación ecuménica, así como por su ubicación geográfica, el Monasterio de Chevetogne busca estar en sintonía con la vida y la evolución actual en todas las iglesias cristianas de todo el mundo, a pesar de sus divisiones mutuas. Interrogantes acerca de la unidad de los cristianos están estrechamente vinculados con los diversos aspectos de la reunión y el contraste de culturas, así como con las querellas del pasado y las tendencias actuales de la sociedad. 

La comunidad es "bi-ritual", en que los dos grupos distintos de monjes celebran los oficios monásticos, respectivamente, en las tradiciones romana y bizantinas-eslava, y esto es, a su manera, una iniciación práctica en algunos de los temas más importantes de la situación ecuménica actual. La vida en el monasterio es un llamado diario a la verdad y a la apertura, dirigida tanto a la comunidad como un todo y a sus miembros individuales. También es un claro recordatorio de que las causas y la solución de los problemas de convivencia - en la comunidad como en la sociedad - se encuentran en las profundidades del misterio de la libertad, que se enfrenta a cada uno de nosotros. Este lugar, entre Oriente y Occidente, en el corazón de Europa, nos trae cara a cara, los desafíos que vienen con el encuentro de las dos espiritualidades, en beneficio de la humanidad.

Entrada a las casas de huéspedes Betania y Emaús

Tres casas independientes están abiertas para recibir a los invitados. Doce habitaciones en el propio edificio del monasterio están destinadas para invitados masculinos. La segunda casa de huéspedes, Betania, está dirigida a damas y familias. Una tercera casa, Emaús, permite el alojamiento de grupos más o menos autónomos.

Betania

Betania era la ciudad, no muy lejos de Jerusalén, donde el amigo de Jesús, Lázaro, vivía con sus hermanas Marta y María, y donde Jesús fue a menudo un huésped bienvenido.

Esta es una inspiración para el tipo de hospitalidad que esperan ofrecer los monjes a sus huéspedes.

Los tres habitantes de Betania desempeñan funciones complementarias en su relación con Jesús. Martha dedica todos sus esfuerzos a servir a su invitado y hacerlo sentir realmente bienvenido, mientras que María se sienta a los pies del Señor y escucha intensamente cada palabra suya.
Entrada a la casa de húespedes Betania
 
Lázaro, el amigo de Cristo, está sentado a la mesa con él; él era a quien el Señor vino a visitar a Betania, y esa es la razón de la actividad de Marta y María.
Antes del servicio, antes de escuchar, está la comunión, simplemente por estar allí, una comunión que brota de conocer, respetar y amar uno al otro.
(Lucas 10: 38-42; Juan 11: 36; 12: 1-2)

La casa de huéspedes "Emaús" tiene capacidad para grupos de hasta doce personas, con una cocina a disposición para la preparación de sus propias comidas.
 
Emaús


Biblioteca

La biblioteca ecuménica de Chevetogne (contando con unos 150.000 volúmenes) tiene dos áreas de especial interés: el cristianismo oriental, y la Unidad de las Iglesias. Algunos temas particularmente importantes de fundaciones concernientes al Monte Athos (por Dom Irénée Doens), la iconografía, y la historia de la Iglesia Rusa.
La antigua biblioteca
La biblioteca está abierta para la investigación.  Y se pide ponerse en contacto con el bibliotecario.

Sala de lectura
El catálogo de la biblioteca aún no está accesible a través de internet, pero el bibliotecario estará encantado de responder por correo electrónico a cualquier pregunta que puedan tener sobre la presencia de un libro específico. Los libros están disponibles para préstamos.

Libros de segunda mano, algunos raros, están siendo vendidos; todos los ingresos van a la biblioteca.

Para cualquier consulta, por favor escriba a
bibliotheque@monasterechevetogne.com
Tel. (+32) 083/21 17 63 (por favor, pregunte por el bibliotecario)


 ALGUNOS VIDEOS DEL MONASTERIO DE CHEVETOGNE:



















Coro de los monjes de Chevetogne: Divina Liturgia en eslavo completa: 







Notas:

* Extraído de la página oficial del Monasterio de Chevetogne, traducido del inglés por Raquel del Monasterio Bizantino.
* Introducción extraída del blog juanpablo2do