Translate to your language

miércoles, 26 de octubre de 2011

Fiesta del Icono de la Madre de Dios del Portal de Iver

Icono de la Madre de Dios del Portal de Iver, ubicado en el iconostasio de la Iglesia del Monasterio Bizantino de la Transfiguración de Cristo, en cercanías de la ciudad de Pigüé, Bs.As, Argentina. Escrito por el Higúmeno Hieromonje David, iconógrafo.


La Fiesta del Icono de la Madre de Dios del Portal de Iver se celebra el 25 de febrero (12 de febrero segun calendario juliano) y también el día 26 de octubre (13 de octubre segun calendario juliano) se conmemora su traslado a Moscú en el año 1648.

La Madre de Dios del Portal de Iver es la patrona y protectora del Monasterio de la Transfiguración de Cristo, y  la comunidad de laicos que se congrega en torno a este monasterio de monjes estuditas en la Argentina también lleva su nombre y goza de su protección.

 El año pasado nuestra comunidad bizantina, con mucha devoción y piedad, construyó una ermita dedicada a la Virgen con un mosaico de la Madre de Dios del Portal de Iver a la entrada del Monasterio Bizantino de Pigüé. Las siguientes fotografías corresponden al día de su bendición:


Higúmeno Hieromonje David y Hieromonje Diego








Este icono milagroso es conocido también como Iverskaya, o Portaitissa.

Según la tradición este fue el primer icono pintado por San Lucas Apóstol y Evangelista, y hoy en día se encuentra en el Monasterio de Iver en el Monte Athos, Grecia.

En el siglo IX, cuando en Bizancio reinaba el Emperador Teófilo quien apoyaba la herejía iconoclasta, unos soldados entraron en la casa de una viuda en la ciudad de Nicea, buscando iconos para destruirlos, y sin saber que entre ellos se encontraba el original pintado por San Lucas, un soldado lo corta con su espada y enseguida fluye sangre de la mejilla de la Virgen. Estupefacto el soldado, se convierte luego de tremendo milagro, y un tiempo después acude a un monasterio y se hace monje. Antes de irse recomienda a la viuda proteger bien el icono, por lo que ella luego de orar lo coloca sobre las aguas, y milagrosamente el icono se para verticalmente y comienza a alejarse por las aguas.

IVERSKAYA ( Иверская )- Παναγία Πορταΐτισσα (Panaguía Portaitissa) - Icono Original que se encuentra en Monasterio de Iver, Monte Athos.

Un tiempo después el hijo de la viuda escapándose de los iconoclastas viaja al Monte Athos, se hace monje y transmite toda la historia a sus hermanos, quienes conservan todos estos hechos del icono milagroso. Mucho tiempo después, un monje llamado Gabriel, ve en sueños a la Madre de Dios quien le ordena caminar sobre las aguas sin miedo para buscar el icono, que apareció flotando rodeado de fuego. Así lo hizo, y lo colocó luego sobre el altar, para que se cumpliera el deseo de la Virgen quien quería ser para los monjes y su monasterio ayuda y protección. Al día siguiente los monjes observan que el ícono estaba sobre el portal de entrada del monasterio y vuelven a colocarlo sobre el altar. Pero al día siguiente nuevamente vuelve a suceder lo mismo, y así varias veces, hasta que la Virgen le revela en sueños al monje Gabriel que no quería estar protegida por otros iconos sino ser ella misma la protectora del monasterio. Años después se construye una iglesia en el mismo lugar de aquel portal, y es allí donde hoy se venera el Icono, llamado también "Portaitissa", protectora del portal.

Iverskaya

En el siglo XVII una copia fue llevada a Rusia, pero en 1917 fue destruída por la revolución, en una capilla en la que se encontraba cerca de los muros del Kremlin.

También hay varias copias milagrosas que manan myro, entre ellas una de las más conocidas es una obsequiada por un monje del Monte Athos al siervo de Dios José Muñoz (chileno,de la Iglesia Ortodoxa), que viajó por varios lugares de América y del mundo con el icono, y por gracia de Dios estuvo en una oportunidad en la Argentina. Luego fue asesinado en un viaje a Grecia, y se desconoce dónde quedó aquella copia milagrosa. También ha ocurrido que donde llevaban éste icono, durante la Divina Liturgia en el momento del canto a la Virgen, y durante la incensación del diácono, comenzaban a exhalar crisma todos los otros iconos, junto a él.

Varias copias de este ícono son también milagrosas y manan miro o aceite perfumado, las más conocidas son las copias de Canadá, Hawai y México:



Video con la Historia del Icono de la Madre de Dios del Portal de Iver (Иверская икона Божией Матери)




¡MADRE DE DIOS DEL PORTAL DE IVER, AMPÁRANOS Y SÁLVANOS! 



2 comentarios:

La Anacoreta dijo...

¡Cordiales saludos!

Me encanta su blog.

Le agradecería que me explicase lo que es en verdad el Espíritu Santo, ya que hasta ahora no comprendo su verdadera naturaleza.

Espero su respuesta.

Raquel del Monasterio Católico Bizantino dijo...

Hola "Anacoreta"!. Gracias.

Mira, no soy teóloga ni tengo mucha sabiduría y ciencia para explicar con mis palabras un misterio tan grande. Sí puedo compartir contigo mi fe, lo que creo, que es lo que enseña mi Santa Iglesia Católica:

"Creo en el Espíritu Santo, Señor y Dador de vida. Que procede del Padre, que con el Padre y el Hijo recibe una misma adoración y gloria y que habló por los profetas".

Según el Catecismo de la Iglesia Católica, el Espíritu Santo es la "Tercera Persona de la Santísima Trinidad". Es decir, habiendo un sólo Dios, existen en Él tres personas distintas: Padre, Hijo y Espíritu Santo. Esta verdad ha sido revelada por Jesús en su Evangelio.

El Espíritu Santo coopera con el Padre y el Hijo desde el comienzo de la historia hasta su consumación, pero es en los últimos tiempos, inaugurados con la Encarnación del Hijo de Dios, cuando el Espíritu se revela y nos es dado, cuando es reconocido y acogido como persona. El Señor Jesús nos lo presenta y se refiere a Él no como una potencia impersonal, sino como una Persona diferente, con un obrar propio y un carácter personal.

Sólo con los ojos de la fe puede comprenderse esto y aceptarlo, y justamente es el Espíritu Santo el que nos capacita para esto. A mí también me costó comprenderlo, ya que al Padre uno puede "imaginarlo", al Hijo también porque se encarnó y se hizo hombre, pero al Espíritu Santo es más difícil. Lo que sí tenemos que estar seguros es que es una Persona, y que así como el Padre es Creador, el Hijo Redentor y Salvador del mundo, el Espíritu Santo es quien santifica, purifica y "diviniza" al hombre.

Mira, hay hermosa carta encíclica que escribió Juan Pablo II, que se llama "Dominum et vivificantem" sobre el Espíritu Santo. Si quieres ahondar más sobre el tema aquí te dejo el enlace:

http://www.vatican.va/holy_father/john_paul_ii/encyclicals/documents/hf_jp-ii_enc_18051986_dominum-et-vivificantem_sp.html

También puedes consultar el libro del "Catecismo de la Iglesia Católica"(CATIC ó CIC) que es muy rico en contenido, y explica toda la fe católica, y está lleno de citas y explicaciones de los los Santos Padres de la Iglesia y de los santos. Yo cada vez que lo abro encuentro y aprendo algo nuevo. Aquí puedes leer un resumen del CATIC sobre el Espirtu Santo:

http://www.mercaba.org/DIESDOMINI/PASCUA/PENT/CEC.htm

Voy a tener en cuenta tu consulta al respecto, para publicar en próximas entradas de Teóforos algo sobre el Espíritu Santo en cuanto a la teología ortodoxa. Que no se opone para nada a la de la Iglesia Católica, sino que es diferente, con su explicación de las teoría de las Energías Divinas, y su énfasis en la "divinización" del hombre. Las Iglesias Ortodoxas unidas a Roma viven y profesan lo mismo.

Con respecto al tema del "Filioque", puedes leer esta entrada publicada aquí hace unos meses:

http://teoforos-orientecristiano.blogspot.com/2011/07/filioque.html

Quien desee consultar algún tema específico, comenten, y lo tendremos en cuenta para próximas publicaciones de Teóforos. Gracias.

Un abrazo en Cristo Jesús y María Santísima.