Translate to your language

viernes, 22 de junio de 2012

Homilía de Su Beatitud Sviatoslav en el 50º Congreso Eucarístico Internacional en Dublín, Irlanda



Iglesia de la Santa Cruz, Clonliffe College, 16 de junio 2012

“Yo soy el Pan Vivo bajado del cielo;
el que coma de este pan vivirá eternamente” (Jn 6, 51)

Reverendos Obispos,
Reverendos Padres,
Estimados participantes del 50 º Congreso Eucarístico Internacional en Dublín,

Gloria a Jesucristo!

Nosotros, los hijos de la Iglesia Católica de diferentes países y continentes,  ritos y culturas, nos reunimos en esta antigua ciudad para celebrar, meditar y tomar parte en el regalo más grande, que nuestro Salvador ha dado a su Iglesia - el misterio de la Sagrada Eucaristía .

Es providencial que los últimos días del Congreso Eucarístico coincida con la Fiesta de la Sagrada Eucaristía de acuerdo con el calendario juliano, seguido por muchas iglesias de la tradición oriental. Como representantes de las Iglesias del Oriente cristiano queremos contribuir con los eventos del congreso y compartir con ustedes nuestra comprensión y la celebración de este gran misterio de la Iglesia.

Tomad, comed, esto es mi cuerpo.

En el Evangelio de Juan que acabamos de escuchar, Cristo se describe como el pan de vida bajado del cielo. Él se da en este pan para que los apóstoles puedan ser alimentados en la Última Cena. Él da a ellos y por ellos su vida divina que descendió del cielo y que ha sido revelada en el misterio de la Encarnación.

Las palabras de nuestro Salvador aluden al viaje de Israel por el desierto. En aquellos días el pueblo de Dios por la Divina Providencia, fue privado de alimentos que vinieran de la tierra o a través de manos humanas. El Señor aplicó aquí un método pedagógico extraño: él dio a la gente el pan que viene del cielo – el maná. Se les enseña de esta manera que la fuente de la vida humana, su bienestar y la felicidad, no está sólo en el hombre. El hombre no posee la vida por sí mismo, sólo puede recibir de su fuente, que es el Señor mismo: el Dios Vivo de Israel. Es por eso que Moisés explicando este evento dice: "Y te afligió, te hizo tener hambre y te alimentó con el maná, que ni tú ni tus antepasados
​​habían conocido, para hacerte saber que el hombre no vive sólo de pan, sino de toda palabra que sale de la boca de Dios "(Deut 8:3).

Hablando de sí mismo como el pan que descendió del cielo, Jesús reveló que él es el Dios Viviente de Israel, la fuente de transmisión de la vida eterna - la vida de su Padre celestial que está disponible a través del poder del Espíritu Santo. Él es la Palabra que da vida que sale de la boca del Padre, y se convierte en alimento, el medio para dar vida al hombre a través del Espíritu Santo.

Los apóstoles escucharon la invitación de Cristo a comer el Pan del Cielo en la Última Cena, por primera vez cuando dijo: "Tomad, comed, esto es mi cuerpo". La vida eterna en Dios se reveló en la invitación a "Beban ... esta es mi sangre ". Este regalo fue predicho en el desierto por la imagen del maná, anunciado por Cristo como una invitación a comer su cuerpo y beber su sangre, llevada a cabo por él en la Última Cena, y que cumplió con su muerte y resurrección.

Beban, esta es mi sangre de la Nueva Alianza.

Los Padres de la Iglesia a menudo enseñaban que el misterio de la Eucaristía es el centro y la cumbre de la vida cristiana, el antídoto contra la muerte (Farmakon athanasias). Jesucristo nos invita a tomar parte en el pan del cielo y el cáliz de la vida eterna. Por el poder del Espíritu Santo entra en nuestras vidas, nos llena de la divinidad y nos hace, los comulgantes, los miembros de su cuerpo que es la Iglesia. San Cirilo de Jerusalén, enseña que en el misterio de la Eucaristía el Señor nos transforma de ser "cuerpo” y “sangre" con él (cf. Homilía mistagógica 4,3). Así, podemos ser partícipes de la vida de la Iglesia de Cristo, sus miembros vivos, sólo a través de la sagrada comunión. Al recibir en la comunión del Cuerpo y la Sangre de Cristo, nos unimos, no sólo con nuestro Dios -fuente de toda la vida, sino también entre sí. Es por eso que el lema de nuestro Congreso Eucarístico es "La comunión con Cristo y con los demás". San Pablo escribe: "Porque hay un solo pan, nosotros, que somos muchos, formamos un solo cuerpo, porque todos compartimos ese único pan" (1 Corintios 10:17). Comentando estas palabras, san Juan Crisóstomo observa una similitud entre los dones consagrados durante la Divina Liturgia y la transformación de los comulgantes. "¿Qué es este pan?-Le pregunta. El cuerpo de Cristo. ¿Qué sucede con aquellos que reciban la sagrada comunión? Se convierten en el cuerpo de Cristo. Y [es decir] no muchos cuerpos, sino  un solo cuerpo "(Homilía 24 sobre 1 Corintios 2).

Para las Iglesias del Oriente cristiano la Divina Liturgia es la forma más sublime de celebrar y adorar el cuerpo y la sangre de nuestro Salvador, la cumbre de nuestro ascenso en la oración, penetrando en las profundidades de la comunión entre Dios y la humanidad, la dulzura y la alegría de la presencia del Dios Trino en la vida de su Iglesia. "Nuestra forma de pensar refleja la Eucaristía y la Eucaristía confirma nuestra manera de pensar" - afirma San Ireneo (Adversus haereses 4,18,5).


Este es mi cuerpo que por vosotros es partido ...
Esta es mi sangre que es derramada por vosotros y por muchos ...

El misterio de la Eucaristía es la manifestación más alta de la unidad de la Iglesia, la fuente de su misión, su predicación, su servicio al prójimo y el testimonio heroico de los mártires cristianos y de los confesores de la fe. De gran importancia para la historia de la Iglesia católica de Ucrania es el hecho de que hace ochenta años, aquí en Dublín, en el Congreso Eucarístico de 1932, el representante de la Iglesia era el bendito obispo mártir Mykola Charnetskyi. Nuestra Iglesia dio al mundo, especialmente en el siglo 20, muchos mártires y confesores de la unidad de la Iglesia y conservó la comunión con el sucesor de San Pedro, como signo visible y corazón de la unidad universal del Cuerpo Místico de Cristo. Como obispo de la Iglesia perseguida, Mykola Charnetskyi sin descanso celebró la Divina Liturgia en la cárcel y en el exilio, a pesar de las prohibiciones y castigos, en circunstancias extraordinarias, y animando a sus fieles con la Eucaristía. La Eucaristía fue la fuente del valor y la perseverancia de nuestros obispos, sacerdotes, religiosos y laicos. Este testimonio de la fe (Charnetskyi), junto con su clero y los fieles, beatificados por Juan Pablo II el 27 de junio de 2001, durante la visita papal a Ucrania, dio fe de la fe eucarística de la Iglesia: "Sine dominico no possumus" (no podemos [vivir] sin el Señor [= la Eucaristía]), proclamada por los mártires de Abitinia en el año 304.

La comunión del cuerpo y la sangre de nuestro Señor es la regla de vida de la Iglesia hoy en día. La comunión en el amor del Señor nos insta a amar y servir a nuestro prójimo, especialmente el que más necesita nuestra ayuda y está indefenso. Es imposible ser partícipe de la vida divina, y al mismo tiempo negarse al servicio de nuestro Salvador en el hombre que lo necesite. Cuando la sagrada comunión no se traduce en un programa concreto de amor y misericordia, entonces nuestra vida cristiana no es completa. San Juan Crisóstomo, para reprender a esos comulgantes pasivos, advierte: "Has probado la sangre del Señor - y ni siquiera reconoces a tu hermano! Desdeñas esta mesa si no consideras digno de alimento a tu hermano, que es digno de sentarse en esta misma mesa con el Señor. Dios te ha liberado de todos tus pecados y te ha invitado a su mesa. Pero aún así no llegas a ser más misericordioso "(Discurso en 1 Corintios 21,5).

La Celebración de la Fiesta del Cuerpo y la Preciosísima Sangre de nuestro Señor Jesucristo, se fortaleció durante este Congreso Eucarístico, con el testimonio de la fe de la Iglesia en varios países del mundo, vamos a usar las palabras de la beata Madre Teresa de Calcuta para pedir a nuestro Salvador que "las horas de adoración ... sean horas especiales de reparación por los pecados, y de intercesión por las necesidades de todo el mundo, exponiendo a la humanidad enferma de pecado y sufrimiento a la curación, mantenimiento y la transformación  por los rayos de Jesús, que irradian de la Eucaristía "*.

+ Sviatoslav








* Madre Teresa, 15 de Julio de 1996, Carta a la gente de la Parroquia St. Alexandria en Villa Parkl, Illinois.