Translate to your language

lunes, 3 de diciembre de 2012

El Ayuno de San Felipe. Itinerario espiritual hacia el místico Belén. Parte I


Por Hieromonje Diego Flamini


En la Tradición Bizantina, el primer gran ayuno que realizamos a lo largo del año,  luego de su inicio el 1º de septiembre,  es el Ayuno de Felipe, llamado así porque consiste en seis semanas de ayuno de variada intensidad, comenzando el día de San Felipe, 15 de noviembre del calendario juliano (del 28 de noviembre al 6 de enero, calendario gregoriano). Al comenzar ese día la pilipiuka en ucraniano, filipouka en ruso, tradicionalmente es practicada por los cristianos como una espera del Nacimiento de Cristo.


Ahora bien, la Iglesia nos propone este ayuno, los Padres nos enseñan este ayuno y lo tienen incorporado a la vida cristiana por razones muy sencillas. En primer lugar porque el hecho fundante de nuestra fe, es el hecho de que el Verbo de Dios se hizo hombre. El Verbo de Dios al hacerse hombre, toma nuestra carne y se prepara como víctima para dar su vida en la Cruz, y salvarnos del pecado. Este hecho no es puramente un suceso histórico del cual estamos cada año más alejados, sino que es una realidad teológica que impregna lo más profundo de nuestra  realidad cotidiana. El Universo cambia a partir del Nacimiento de Cristo, y ese Nacimiento de Cristo es el comienzo de nuestra fe.  Nuestra fe se apoya en el hecho de que Cristo nació, vivió, murió y resucitó, y dio su vida por nosotros. 

Nosotros celebramos la Navidad, no festejamos el cumpleaños de Cristo. Celebramos la Natividad, no conmemoramos un hecho que cada año es más lejano. Nosotros participamos espiritual, mística y sacramentalmente del Nacimiento de Cristo, no utilizamos la fecha convencional del Nacimiento de Cristo para una reunión a nuestra medida. Somos nosotros los que místicamente nos encaminamos a Belén para poder participar junto con la Santísima Madre de Dios, junto con San José y con todos aquellos que se sienten llamados, que reciben el llamado de ir a adorar al Niño al Pesebre en que emprendemos este camino de conversión,  salimos de nuestros propios caminos y durante seis semanas espiritualmente nos dirigimos a Belén al encuentro con Cristo. No importa que nos separe el tiempo y el espacio, porque el hecho del Nacimiento de Cristo está en el seno de Dios, de manera que la Iglesia al celebrar el Oficio de Navidad rasga el velo de este mundo y nos hace vecinos de Cristo, nos hace miembros del Pesebre, nos incluye dentro del resonante anuncio de los ángeles, de la aclamación de los magos que peregrinan, del asombro de José, de la ternura de la Santísima Madre de Dios. 

Los cristianos, por lo tanto,  si verdaderamente somos tales, estamos llamados a encaminarnos a Belén durante  seis semanas, de una manera que aligere nuestros pies, no que los sobrecargue desviándolos de su verdadero fin.  Nadie emprende un camino arduo, llenándose de cosas innecesarias, por lo que esas seis semanas de peregrinación, afinan nuestro espíritu y lo concentran en la Venida del Aquel que nos salva.

En primer lugar, ¿por qué la Iglesia nos propone ayuno y penitencia?, porque eso es lo que una madre  hace con sus hijos, lavarlos de sus impurezas, y ofrecer este tiempo de conversión y transformación para que crezca el Reino de Cristo entre nosotros.  

Celebrar para nosotros no es recordar, sino hacer presente y participar interiormente. Podemos decir que celebrar la Navidad es concelebrar la Navidad. Es como Iglesia regocijarnos en la misma fuente de nuestra vida, es estar frente al Pesebre, es estar frente al hecho del Verbo de Dios hipostasiado en la carne y la cual como la semilla viviente se entierra y de la cual surgirá victorioso el día de la Pascua.


(continúa próximo post...)



No hay comentarios: