Translate to your language

lunes, 27 de febrero de 2012

El sacerdocio en la Iglesia Greco Católica Ucrania




                      
                  Respondiendo a un llamado

Sacerdotes recientemente ordenados rejuvenecen la Iglesia Greco Católica Ucrania (1)


Petro Moysiak es ordenado en la Iglesia de la Transfiguración. (Foto: Petro Didula)


texto por Mariya Tytarenko con fotografías de Petro Didula
 
"A partir de ahora sólo voy a llamar a mi hijo 'Padre'", dice con orgullo Myroslava Sergeeva. Tan sólo unas horas antes, ella vio a su hijo, Petro Moysiak, profesar su obediencia durante una ceremonia de ordenación dentro de la Iglesia Greco Católica Ucrania de la Transfiguración en Kolomiya, una ciudad en el oeste de Ucrania, a 124 kilómetros al sur de Lviv. 

El Padre Petro Moysiak acaba de terminar seis años de estudios en el Seminario del Espíritu Santo en Lviv. Aunque ahora es un sacerdote, no se graduará oficialmente hasta que complete un año de entrenamiento en una parroquia. En las próximas semanas, irá a la Argentina para hacer precisamente eso. (2)

Su ordenación temprana es en realidad una rara excepción, que requierió la intercesión del recién electo cabeza de la Iglesia Greco Católica Ucrania, Arzobispo Mayor Sviatoslav Shevchuk. 

"Nuestro Petro tiene bastante experiencia", explica su padrastro, Valeriy Sergeev. "En 2003, se graduó de la Academia Nacional de Economía de Ternopil con un postgrado en contabilidad y auditoría. Y entre noviembre de 2003 y febrero de 2004, experimentó la guerra en Irak ". 

"Durante todo ese tiempo yo estaba buscando a Dios en lugares donde no estaba Dios: en la contabilidad y en la guerra", dice el sacerdote de 29 años de edad. "En la misión de paz de Ucrania en Kut, Irak, no hubo capellanes y casi nadie practicaba el cristianismo. Tomé mi libro de oraciones conmigo y siempre lo leía. Los otros chicos se burlaban de mí. Más tarde, sin embargo, ellos me pidieron que les recuerde en mis oraciones. " 

"Aquí está lo interesante", comenta el mentor espiritual del joven sacerdote, de 38 años de edad, Padre Petro Holiney. "En las cartas de Petro en Irak, no había nada escrito sobre un posible futuro en el sacerdocio, pero al mismo tiempo, en todas sus cartas dejó entrever su verdadera vocación." 

Nacido en el pueblo bien establecido de Deliatyn, a 30 kilómetros de la capital de la región de Ivano-Frankivsk, Petro Moysiak creció en una familia greco católica tradicional, cuando todavía era una iglesia clandestina, hasta que tenía 9 años. Cuando era niño, cantaba en el coro de la iglesia y sirvió como monaguillo. 

En el año 2001, estableció dos grupos de jóvenes, del mártir San Josafat para los niños y de Santa Olga para las niñas. Ambos grupos locales ayudan a los ancianos, los discapacitados y huérfanos en los pueblos de todo el oeste de Ucrania. También cantan villancicos tradicionales de Navidad y organizan las actividades del campamento de verano para los niños en las montañas de los Cárpatos.

"Este año estamos celebrando nuestro décimo aniversario", dice la hermana del padre Petro Moysiak de 19 años de edad, Oksana, un miembro de Santa Olga. "Y esto es todo gracias a mi hermano." 

Vecinos y familiares asisten a la primer liturgia del Padre Petro Moysiak. (Foto: Petro Didula)

El Padre Moysiak y el Padre Holiney  representan una nueva generación de sacerdotes jóvenes que se enfrentan a desafíos únicos en un rincón cambiante del mundo que ha experimentado un renacimiento espiritual en la era post-soviética. 

Ambos hombres encuentran gran inspiración en las enseñanzas y obras del fallecido Padre Mykhailo Kosylo, un pedagogo talentoso poeta,  fundador y rector del Seminario Greco Católico Ucranio del Lviv a finales de la era soviética, que funcionó desde la década de 1970 hasta  principios de la década de 1990. El Padre Kosylo capacitó en secreto a un total de 20 seminaristas, el último de los cuales fue el padre Holiney. Otros clérigos a menudo se refieren a estos sacerdotes como "Kosylivtsi",  después del Padre Koslyo. 

El seminario consistió en no más de una casa sencilla, que el Padre Kosylo construyó en la aldea de Dora, a unos 113 km de Lviv. El ático, con su techo abovedado, se desempeñó como su pequeña capilla. El Padre Kosylo elaboró un iconostasio con sus propias manos, que se podía desmontar fácil y rápidamente y guardar lejos, por si alguna vez la KGB allanara el seminario. 


Padre Petro Holiney muestra un calendario de la iglesia hecha a mano cuando la Iglesia Greco Católica Ucraniana se vio obligada a operar en la clandestinidad. (Foto: Petro Didula)

Hoy en día, el seminario funciona como una parroquia activa y un pequeño museo. El museo, que el Padre Holiney puso en marcha y conservó, muestra numerosos libros antiguos, Biblias y calendarios, así como los manuscritos del Padre Kosylo y cuadernos.

El Padre Kosylo utilizó también la casa como un dormitorio para sus seminaristas. Hoy en día, su hermana mucho más joven, de 61 años de edad, Mariya Cherleniuk Kosylo, continúa la tradición y da la bienvenida a un puñado de seminaristas del Espíritu Santo en régimen de internado. Ella mantiene la casa, cuida el jardín y cocina para los hombres, que la llaman "madre". 

En la tradición greco católica, los seminaristas tienen permitido casarse antes de su ordenación. Sin embargo, algunos siguen optando por una vida de celibato, y si lo hacen, no pueden casarse después de haber sido ordenados.
Todos los sacerdotes Kosylivtsi decidieron permanecer célibes, incluyendo el Padre Holiney y el Padre Moysiak recién ordenado. 

"Es mi elección personal", explica el Padre Moysiak. "El tercer año del seminario fue decisivo para mí. Tuve que sopesar todos los factores y decidí permanecer soltero. Un sacerdote casado, en mi humilde opinión, está mejor preparado para seguir su vocación. " 

Sin embargo, la mayoría de los fieles greco católicos de Ucrania, sienten muy diferente acerca de los sacerdotes casados. "Por lo general, hay sólo tres a cinco sacerdotes casados ​​de cada clase de unos 30 graduados", dice el Padre Mykolai Volodymyr Fredyna, rector de Seminario del Espíritu Santo. "Estas estadísticas se pueden  explicar por el hecho de que los feligreses están acostumbrados a que la familia del sacerdote,  les sirve como modelo para ellos". 

Cada año, el Seminario del Espíritu Santo organiza un retiro para las novias de los seminaristas. Los sacerdotes y sus esposas, así como otros laicos y líderes religiosos dan charlas y grupos de discusión sobre los principales retos, alegrías y expectativas de la vida matrimonial en la iglesia. A menudo, durante el retiro, algunas mujeres se dan cuenta que ese estilo de vida no es para ellas. La mayoría, sin embargo, está feliz de casarse con sus novios. 


Un seminarista y su esposa posan para una foto durante la ceremonia de graduación en el Seminario del Espíritu Santo. (Foto: Petro Didula)

"Muy pocas chicas sueñan convertirse en esposas de los sacerdotes, especialmente de los pueblos", dice el padre Dmytro Hrynyk, quien se graduó  en el Seminario del Espíritu Santo en 2008 y desde entonces ha servido como pastor en la Iglesia de la Deposición de la Túnica de la Santa Madre en la Lviv. "Aunque mi esposa, Khrystyna, me dice que se casó conmigo como persona ante todo". 

Nacido en Sykhiv, el mayor barrio residencial de Lviv y hogar del Seminario del Santo Espíritu, el Padre Hrynyk de 27 años de edad,  creció en una pobre pero devota familia greco católica ucrania. Cuando era niño sirvió como monaguillo. En ese momento, la parroquia acababa de interrumpir la construcción de su futuro hogar espiritual, la Iglesia de la Natividad de la Madre de Dios y la congregación se reunía en una gran carpa para la Divina Liturgia. 

El 26 de junio de 2001, sólo meses después de que los trabajadores habían completado la iglesia, el Papa Juan Pablo II encabezó un acto masivo con los jóvenes en la parroquia. Entre alrededor de medio millón de fieles que se agolpaban porque era un día de lluvia, estaba el adolescente Dmytro Hrynyk . Él y los otros jóvenes escucharon con deleite cuando el Papa cantó varias estrofas de una canción popular ucraniana acerca de la lluvia. 

En el décimo grado, consideró por primera vez una vida al servicio de la iglesia. A pesar del apoyo, sus padres no lo presionaron, insistiendo en que siga su corazón. "Mi madre se limitó a decir: '¡Necesitas  rezar para lograr tu objetivo'", recuerda el Padre Hrynyk. 

Ese año, se inscribió en el colegio secundario greco católico del Santo mártir ucraniano Klymentiy Sheptytsky. Cuando se graduó, inmediatamente entró en el Seminario del Espíritu Santo de reciente apertura. En su primer año, el joven encontró su verdadera vocación y centró todas sus energías en responder a ella. 

Sus padres, cuyos ingresos apenas cubrían lo básico, no podían pagar la matrícula. Por suerte, el seminario renunció a su matrícula: el Padre Hrynyk trabajaba en la construcción en el campus durante cuatro veranos para pagar cuatro años de estudio. 

En la actualidad, la matrícula anual en el Seminario del Espíritu Santo cuesta aproximadamente 620 dólares, una suma considerable en un país donde se sitúa el promedio mensual de ingresos a $ 240. Sin embargo, el seminario nunca ha rechazado un candidato, ni dejaron de matricular a un seminarista en base a su capacidad de pago. Más de un tercio recibe el apoyo de la archieparquía de Lviv. Benefactores, a través de organismos como CNEWA (3), patrocinan a los estudiantes restantes. El seminario también ofrece oportunidades de estudio y trabajo para ayudar a los seminaristas a fin de mes. 

"Los sacerdotes tienen que entender y estar al tanto de muchos procesos del mundo moderno para poder explicar a los feligreses", dice el padre Hrynyk de la sacristía de la Deposición de la Túnica de la Santa Madre de Dios. "También tenemos que modernizar la iglesia." 

Los otros sacerdotes de su parroquia pertenecen a la generación anterior, que asistió al seminario durante el auge de vocaciones de Ucrania en la década de 1990. En esos años, un seminario, que hoy  inscribe tal vez un total de 200 seminaristas, a menudo matriculó hasta 400. Muchos de estos sacerdotes también se graduaron del seminario después de sólo tres años de intenso estudio, en contraste con la actual cosecha, que normalmente se gradúa después de seis años. Hace veinte años, los seminarios de Ucrania, así como muchas de las universidades del país tenían pocas o ninguna  computadora  disponible para los estudiantes. 

"Así que a menudo tenían que explicarles que requerían de una computadora por lo menos para imprimir los formularios de la boda o anuncios", añade el joven sacerdote. 

Gracias a los esfuerzos del Padre Hrynyk, la parroquia se beneficia ahora de una computadora y algunos otros equipos modernos. 

El joven sacerdote tiene una apretada agenda. Celebra la Divina Liturgia cada mañana a las 8 hs y después escucha la confesión en los hogares de los feligreses, hasta las 10. El resto de la tarde, hace malabares con su tiempo entre los proyectos en curso, establecer una escuela de preparación matrimonial para parejas y una escuela de catequesis para niños y jóvenes,  trabajando como capellán en la clínica psiquiátrica de niños en la región de Lviv y en la enseñanza de ética cristiana en una escuela local. 


Padre Dmytro Hrynyk celebra la liturgia en la clínica psiquiátrica de niños de la región de Lviv. (Foto: Petro Didula)

Por las noches, celebra la Divina Liturgia, después de lo cual instruye a un curso de parejas jóvenes de la parroquia en la preparación para el matrimonio.

"Siempre hay más trabajo para los sacerdotes más jóvenes", sonríe el Padre Hrynyk. "Pero yo estoy lleno de esperanza y energía, ya que mi esposa y mi hija de 2 años de edad, Yustyna, me apoyan en mi vocación." El Seminario del Espíritu Santo tiene un alto nivel académico. Los solicitantes deben rendir un examen de ingreso para inscribirse en el programa preliminar de un año de duración. En promedio, sólo el 80 por ciento de los solicitantes pasa. Al final del año previo, los estudiantes toman un examen de admisión para entrar en el seminario. En 2011, sólo 47 de los 69 estudiantes aprobaron el examen. 

Cada año, en promedio dos o tres estudiantes fallan. En el transcurso del programa de seis años, aproximadamente un tercio de los seminaristas fallarán, se les pedirá que dejen o abandonarán por una razón u otra. 

"Estamos buscando calidad y no cantidad", explica el rector, el Padre Fredyna. "Si un seminarista cree en su vocación, deberá estudiar para la erudición del Reino de Dios. Estamos muy preocupados por la formación de sacerdotes bien educados y piadosos. " 


Padre Mykolaj Volodymyr Fredyna distribuye los diplomas a los graduados seminaristas. (Foto: Petro Didula)

En cada clase que se gradúa, uno o dos seminaristas no toman sus votos sacerdotales. "La mayoría de ellos tienen éxito en los negocios o en la educación", dice el rector. 

En 2008, el Seminario del Espíritu Santo recibió un puntaje perfecto en una evaluación realizada por una curia especial compuesto por los rectores de los seminarios de Ucrania, Roma y en todo el mundo. El Puntaje perfecto del Seminario del Espíritu Santo, ha reforzado su reputación como el primer seminario greco católico de Ucrania. En la actualidad atrae a los solicitantes de todo el país. 

Mi hermano me dijo incluso de entrar en el seminario en otro lugar ya que no había sobresalido en la escuela, pero me negué ", dice Yuriy Ostapyuk, quien se graduó en el Seminario del Espíritu Santo en 2009. "Y nunca me he arrepentido. Por otra parte, fue en Lviv, donde conocí a mi novia." 

Nacido en la ciudad de Sokal, a 48 kilómetros al noreste de Lviv, el subdiácono, de 26 años de edad, no siempre tuvo una fuerte conexión con su fe cristiana. A pesar de que su primo segundo es  sacerdote y su abuela devota  lo llevaba con regularidad a la iglesia, el joven inquieto pasó la mayor parte de su tiempo con malas compañías, participando en la conducta delictiva. "Nunca. Seré cualquier cosa menos sacerdote ", recuerda decirle a su abuela cuando lo educó sobre el sacerdocio. "Nunca digas nunca", añade el subdiácono Ostapyuk con una sonrisa. 

Asistió a una escuela secundaria de música, especializándose en el trombón. Al graduarse,  consideró seguir una carrera en la música y se matriculó en una escuela de música y teología. 

"No sé cómo sucedió. Entré en una escuela de música y teología y luego en el seminario de Lviv después de eso, empecé a andar como pato en el agua. " 

En su sexto y último año en el Espíritu Santo, él y un amigo, el Padre Roman Prokopets , fundaron un programa de difusión espiritual para los huérfanos en el Centro Mriya de Rehabilitación en Lviv. El director del centro recibió la idea de los hombres jóvenes con entusiasmo, ofreciéndoles un espacio para una oficina y una capilla. 


Subdiácono Yuriy Ostapyuk (izquierda) juega con los niños en el campamento de Druzhba. (Foto: Petro Didula)


Ahora, el programa ofrece acompañamiento espiritual y la enseñanza del catecismo en tres escuelas del orfanato y dos orfanatos para niños en edad preescolar en Lviv, así como cinco orfanatos escuela en la ciudad y los pueblos de Briukhovychi, Chervonohrad, Livchytsi, Zhovtantsi y Zhuravno. También publica un boletín de cuatro páginas. 

En general, el subdiácono Ostapyuk  y el Padre Prokopets celebran liturgias para los niños y el personal de las capillas en o cerca de las escuelas del orfanato. Si no hay una capilla en las cercanías, improvisan. En el verano, a menudo se celebra la liturgia al aire libre. Además, explican el significado de la liturgia a los jóvenes así como dan  lecciones enseñándoles de la Biblia y de los valores cristianos. 

Cada verano, los hombres también ayudan a manejar el campamento de Druzhba para niños huérfanos y jóvenes, algunos de los cuales tienen discapacidades, ubicado en el pueblo de Svirzh, a 39 kilómetros al sureste de Lviv. El resto del día, ellos y  un grupo de voluntarios supervisan un programa diario de actividades al aire libre, manualidades y juegos. 

Padre Roman Prokopets oye una confesión en el Campamento de Druzhba para niños huérfanos y jóvenes en el pueblo de Svirzh. (Foto: Petro Didula)

"A menudo no reciben mucho apoyo de los profesores en las instituciones", dice el subdiácono Ostapyuk. "Pero, lo más triste es que algunos orfanatos pertenecen a parroquias particulares, que no tienen ningún interés en los niños”.
"Desafortunadamente", suspira, "hay muchos retos para nosotros." 


VIDEOS DEL SEMINARIO DEL ESPÍRITU SANTO DE LVIV, UCRANIA: 
























NOTAS:

(1) Publicado en http://www.cnewa.org/ . CNEWA (Catholic Near East Welfare Association).Traducido por Raquel del Monasterio Católico Bizantino.

(2) El Padre Petró Moysiak ya se encuentra actualmente en la Argentina, y servirá en la parroquia de Alem, Misiones.

(3) CNEWA (Catholic Near East Welfare Association): En medio de las agitaciones y los desafíos del mundo moderno, CNEWA (Catholic Near East Welfare Association) ha sido un salvavidas para las personas necesitadas en todo el Oriente Medio, África del Noreste, la India y Europa del Este desde hace más de 85 años.
Fundada en 1926 por el Papa Pío XI, la misión de CNEWA es:

• para apoyar la misión pastoral y las instituciones de las Iglesias Católicas Orientales.


• proporcionar asistencia humanitaria a los necesitados sin tener en cuenta la nacionalidad o credo.


• promover la unidad cristiana, el entendimiento interreligioso y la colaboración.


• educar a la gente en Occidente acerca de la historia, culturas, pueblos e Iglesias de Oriente.




No hay comentarios: