Translate to your language

lunes, 18 de julio de 2011

FILIOQUE

Con la bendición del Hieromonje Diego Flamini, publico en este post, su respuesta a una pregunta que le hicieron en el grupo de facebook "Católicos Bizantinos - Oriente Cristiano", para que explique brevemente el tema del Filioque:


Santa Sofía o Hagia Sophia fue la Catedral Patriarcal de Constantinopla, principal iglesia del Imperio Bizantino.


La cuestión del "Filioque" es una de las más comentadas en toda la historia. A pesar de estar zanjada en sí misma, sigue siendo un "caballito" de batalla a la hora de buscar y crear diferencias entre la Iglesia Católica y la Iglesia Ortodoxa.

Filioque, significa "y del Hijo". Hace referencia a una parte del Credo Niceno-Constantinopolitano (sancionado en los años 325 y 381) que fue agregada en Occidente, debido a un problema pastoral particular de España.

El problema se creó cuando Carlomagno en los últimos años del s. VIII impuso ese agregado en todo su dominio, y guiad por un celo mal entendido, acusó a los griegos de haber "quitado" el filioque del Credo, cosa que jamás había sucedido.

Intervino el Papa, publicando la profesión de fe, tal como fue elaborada en los Concilios, en griego y sin el filioque, y al lado otra en latín con el filioque, que en Roma en aquel entonces no se usaba. Ahí tendría que haber terminado todo...pero ahí recién empezó!.

Hablando más específicamente: ¿qué dice el texto?:

"Creo en el Espíritu Santo, Señor y Dador de Vida, que procede del Padre, que con el Padre y el Hijo es coadorado y conglorificado..."y lo que sigue.

Esto significa que así como el Hijo es Engendrado por el Padre, el Espíritu procede del Padre, indicando que es Dios, tanto como lo es el Padre y lo es el Hijo. Nada más. El Espíritu no es "otro Hijo". No se dice nada sobre los detalles de la procesión sino de la unidad de su Persona y se establece (en contra de los sectarios Pneumatómacos) el E. S. es objeto de nuestra adoración única al Padre y al Hijo. Punto.

En el rito bizantino pues tenemos el Credo en su versión original. En el rito latino se usa con la enmienda "Y del Hijo". Ambas CORRECTAMENTE ENTENDIDAS son igualmente ortodoxas.

Esta es la versión latina actual:

"Creo en el Espíritu Santo, Señor y Dador de Vida, que procede del Padre Y DEL HIJO, que con el Padre y el Hijo es coadorado y conglorificado..." y lo que sigue.

Muchos católicos comprenden esto de un modo erróneo: creen que el Espíritu Santo procede un 50% del Padre y un 50% del Hijo...
No hermanos. La doctrina que enseña la Iglesia es que en la Divinidad hay una sola fuente, El Padre. No hay dos "causas" del Espíritu Santo...

Santo Tomás de Aquino dice al respecto:

Spiritus a Patre Filioque procedit sed PRINCIPALITER a Patre.

Esto es:  
El Espíritu Procede del Padre y del Hijo pero principalmente del Padre. Si no creemos así, profesamos una división en la divinidad que va en contra de las enseñanzas de la Iglesia.
Debido a que el filioque puede ser mal comprendido sacado de su contexto, los griegos elevaron tradicionalmente su protesta alegando, no sin razón, que lo realizado en un Concilio Ecuménico no puede ser simplemente retocado...(consideremos que fue Carlomagno el que lo incorporó al Credo, y de hecho).

Basílica paleocristiana de San Pedro, en un grabado de 1450. Fue derribada a fines  del siglo XV por su estado ruinoso.

Los escolios en torno a esta cuestión son:

1) Los ortodoxos no aceptan la comprensión sobre el particular que ofrecen los concilios unionistas (Florencia, Ferrara)

2) Muchos latinos creen que el filioque es un sello de verdadera ortodoxia y, sin fundamento, sospechan de un Credo "Desfilioquizado" (Cuando en realidad es al revés).

3) Durante siglos, a pesar de que las Actas de Unión con Roma de parte de los Orientales, mandan que no se retoque el Credo al modo occidental, las presiones para ser "asimilados" al rito y criterios latinos ha sido aplastante y determinante. De modo que la suave obediencia al Papa, era muchas veces "mediatizada" por el férreo yugo del Imperio de turno (Polonia, Austria).

¿Cuál es la enseñanza de la Iglesia?:

Leer Orientalium Ecclesiarum del Concilio Vaticano II, Ut Unum Sint, Orientale Lumen, Ecclesia in America y la Exhortación Postsinodal. Desde ya El Catecismo de la iglesia Católica y el Código de Cánones de las Iglesias Orientales aportan abundante material de reflexión y aprendizaje.
 
__________________________________________________


Por cualquier consulta, pueden escribir al Padre Diego (monje estudita de un monasterio católico de rito bizantino en la Argentina) al siguiente mail:

orientecristiano2000@yahoo.com.ar